Nuestras Actividades

  • portadajornadasturismo17.jpg
  • portadaletragalegas17.jpg
  • portadalisboa2017.jpg
  • portadamonitornatacion.jpg
  • portadapresentacionmovilidades17.jpg
  • portadarafting2017.jpg
  • portadavisitatecnopoli.jpg

Emprendimiento - Viveros

mod-vivero

Visitas

8296671
Hoy
Ayer
Esta Semana
Totales
384
233
384
8296671

Su IP: 54.82.29.141
Server Time: 2018-01-22 16:54:15

Actividades de Biblioteca

Síguenos en ...

2º Premio del Concurso de Relatos 2015: Cuenta atrás













Cuenta atrás
Jonathan Martínez Montiel

 

Escucha con atención porque voy a contarte la verdad. Mi historia no es la insensata acumula- ción de hipótesis y fabulaciones que publicaránmañana los periódicos, y mucho menos la versión maliciosa de quienes nos envidian o nos odian. Porque mi historia es al fin y al cabo nuestra historia, un temblor que desde el epicentro ha sacudido nuestro mundo en ondas expansivas. Sabes que aquella mañana Ismael rescató del buzón un sobre anónimo en el que podía leerse su nombre mecanografiado, sabes que lo rasgó entre la curiosidad y el desconcierto, y que de su interior extrajo un papel con un círculo estampado en negro. No era una circunferencia perfecta, sino más bien ovalada, irregular en sus trazos de tinta, y en cualquier caso inquietante. Sabes que Ismael me lo mostró en silencio y que yo me encogí de hombros, que besé su mejilla y que ensayé unas palabras tranquilizadoras.

Debo confesarte que todavía no me había acostumbrado a su regreso, a escuchar sus pasos merodeando sin ningún sentido alrededor de la casa, a despertar en la misma cama en la que él trataba cada noche de conciliar el sueño a fuerza de benzodiazepinas. Yo examinaba sobre su me- sita de noche las diferentes pastillas que le había suminis- trado su médico, toda aquella química encapsulada que Ismael engullía con más resignación que fortaleza, como si ya hubiera aceptado que la locura iba a instalarse para siempre en su vida. Siempre me repetía las mismas palabras, el mismo relato de pólvora y rabia, nos jodieron, Sara, nos jodieron pero bien, nos prometieron una guerra tranquila, un paseo por el desierto, pero todo era mentira, mientras algunos soldados exhibían cabezas de afga- nos por la televisión otros estábamos en la mierda, moríamos, matábamos, qué más da, una guerra tranquila, un paseo por el desierto, mentira, todo mentira. Nunca lle- gaste a conocer a Ismael ni llegaste a padecer su carácter obsesivo, así que nunca comprenderás lo que ocurrió cuando descubrió el segundo sobre en el buzón, blanco y con su nombre inscrito como en el primero, pero esta vez albergaba un extraño garabato en su interior, dos semicírculos contiguos que bien podían componer un nú- mero tres, una letra eme o una letra e mayúscula. Esta vez su ánimo se disparó, la emprendió a patadas contra la pared y se dejó caer sobre las escaleras del portal para llorar con la cabeza entre las manos...


 

Descarga del relato completo en formato pdf